Destinos, Europa, Lisboa, Portugal

QUÉ VER EN LISBOA EN 3 DÍAS (I)

Aprovechando el “puente” de diciembre y que tenemos amigos allí, decidimos hacer una escapadita de tres días a Lisboa. Yo ya había estado unos meses antes, pero Fran no conocía esta preciosa ciudad, así que fue el momento perfecto.

Fuimos en coche desde Salamanca (un poco más de 4h y media de viaje), por lo que salimos prontito para poder aprovechar nuestro primer día allí.

¡Ojo! Tened cuidado con los peajes, sobre todo con el electrónico. Nosotros entramos a la altura de Fuentes de Oñoro y no estaba muy bien señalizado. Si os lo saltáis os cobrarán un recargo del copón bendito hasta el máximo de la vía.

Llegamos a Lisboa sobre las 12.30h (hora portuguesa) y teníamos previsto ver el Cristo Rey antes de comer, pero fue imposible. Cuando llegamos había una niebla tan espesa que sólo se veía la base, así que tuvimos que darnos la vuelta y cambiar el itinerario. ¡Cosas que pasan! Lo mismo nos ocurrió con el Puente 25 de abril.

Después de juntarnos con nuestros amigos y comer algo rápido, dedicamos el resto del día a dar un paseo por Lisboa. Empezamos en el Barrio Alto (Bairro Alto), donde pudimos disfrutar de unas preciosas vistas en el Mirador de San Pedro de Alcántara. Además, en la época en la que fuimos estaba ya todo preparado para Navidad y había como un pequeño mercadillo.

A la derecha del mirador tenéis el Elevador da Glória. Este elevador conecta la Plaza de los Restauradores con el Barrio Alto. Nosotros hicimos la locura de bajar andando semejante cuesta para llegar a Restauradores y todavía me están doliendo las rodillas, pero la parte positiva es que pudimos hacer unas fotos de unos murales bastante chulos.

Una vez llegamos a la Plaza de los Restauradores, llamada así en honor a los caídos durante la guerra de la Restauración, continuamos caminando hasta la Plaza de Don Pedro IV (Rossio). Por el camino encontramos la estación de Rossio, un edificio de estilo neomanuelino de finales del S.XIX que nos llamó muchísimo la atención.

El Rossio es una plaza súper concurrida. Además en Navidad ponen un mercadillo y tiene muchísimo ambiente. En esta plaza también podéis encontrar la tienda “O Mundo Fantastico da Sardinha Portuguesa”. Evidentemente es tienda no es de gran interés cultural, pero es muy curiosa y si tenéis un minutillo y pasáis por allí merece la pena verla.

Saliendo del Rossio nos encontramos con la impresionante Rua Augusta, para nuestro gusto una de las calles más bonitas de la ciudad, que lleva directamente hasta la Plaza del Comercio.

La Plaza del Comercio es sencillamente preciosa.

Según iba cayendo la noche decidimos coger el coche para subir hasta el Mirador de Graça y el de Nossa Senhora do Monte, ambos preciosos y con unas vistas espectaculares.

Tras esta última visita, decidimos irnos a cenar. Fuimos a Wonderland Lisboa, una especie de feria que ponen en Navidad en el Parque Eduardo VII, con puestos de comida y algunas atracciones.

Para finalizar la noche volvimos a coger el coche, esta vez dirección al barrio de Marvila, para disfrutar de una cerveza artesanal en Dois Corvos. Es en sí una fábrica de cerveza, aunque también te la puedes tomar allí tranquilamente con algo de picar. ¡Un lugar recomendadísimo para los amantes de la cerveza!

 

¡Esperamos que os haya resultado útil el post! Si tenéis cualquier duda o necesitáis información para organizar vuestro viaje a Lisboa, podéis poneros en contacto con nosotros y os ayudaremos en lo que podamos 🙂

 INSTAGRAM ● FACEBOOK ● TWITTER ●

Please follow and like us:

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *